El CD Badajoz consiguió adelantarse de nuevo en una buena primera parte, pero vio como se le escapaba el partido en la segunda. Kike Royo salvó a los suyos de la derrota al detener un penalti señalado en el tiempo de descuento.

Tan solo transcurrían 5 minutos de partido cuando el CD Badajoz contaba con su primera ocasión. Centro de Raúl Palma que peinaba Soto. Los locales dominaban el encuentro en los primeros compases.

En el minuto 15 los blanquinegros sufrían el primer revés con la lesión del capitán Borja García.  Entraba en su lugar Javi Ros. Sin embargo, el buen trabajo de estos primeros minutos tuvo recompensa y en el 19 el Badajoz se adelantaba con un disparo cruzado de Carlos Calderón.

Los visitantes también tuvieron sus ocasiones, en el 31, Kike Royo tuvo que estirarse para enviar a córner el cabezazo de Ignacio Abeledo. La siguiente jugada es una contra de libro del Badajoz que acaba en córner.

El Badajoz apretaba en busca del segundo, en el 33, Soto chutaba a portería y Ernesto enviaba de nuevo a córner. El partido se le ponía aún más de cara al Badajoz con la expulsión por doble amarilla de Lolo González en el minuto 41.

El guion cambiaba en la segunda parte. En el minuto 54 el Linares empataba, con gol en propia puerta de Carlos Cordero. Salmerón movía el banquillo, dando entrada a Alfaro y Mas en detrimento de Zelu y Mancuso. Minutos más tarde, Ferrón sustituía a Calderón. El delantero lo intentaba en el minuto 65 con un disparo desde la medular que detuvo con dificultad el portero azulillo. El Badajoz con uno más, llegaba con continuidad al área rival, pero sin acierto. Adilson recogía un rechace y a punto estuvo de ampliar distancias, pero el balón se marchaba alto. En el 73 un centro de Soto se paseaba por la línea de área. Lo intentaba el Badajoz y peleaba el Linares que no bajaba los brazos.

En el minuto 90, con 4 de añadido por delante, el árbitro señalaba penalti a favor de los rivales. Aparecía San Kike Royo para salvar a los suyos de una derrota, que hubiese sido dura. Reparto de puntos en el Cívitas Nuevo Vivero y sensaciones contradictorias en un partido que cerraba el 2022.